iu astorga concejalesEl grupo de concejales de IU-Astorga ha escenificado esta tarde frente al Ayuntamiento el estado en el que se encuentra actualmente la maltrecha democracia a nivel local. Para ello han montado su despacho en frente del Ayuntamiento, ya que por las tarde tienen vetada la entrada, al igual que el resto de la oposición. En rueda deprensa expusieron el contenido de la resolución del Procurador del Común en la que se acredita que el gobierno municipal actua de forma irregular y en perjuicio de los derechos de representación política de la oposición.Los tres concejales expusieron con ánimo constructivo la necesidad de que Astorga recupere la normalidad política dado que “hasta ahora se está vulnerando el derecho de nuestros 1.009 votantes a estar adecuadamente representados, así como actuando en contra de la voluntad de todos los demócratas de la ciudad, independientemente de cual fuera el sentido de su voto en las pasadas elecciones municipales”.

Además, apelaron a la lealtad institucional pregonada por el alcalde hasta la saciedad recordando que el Procurador del Común es una Alta institución para la defensa de los Derechos Fundamentales y que hasta ahora, antes que a ninguna otra, a quién se está faltando por parte de la alcaldía con esta actitud es ala propia institución que preside y a las vecinas y a los vecinos de la ciudad.

 En consecuencia y lamentando que se produzca con tanto retraso, conminaron al alcalde a “rectificar de inmediato su decisión y normalizar la situación política institucional en la ciudad de inmediato”. “El tiempo de cortesía y de dejar que se asentaran finalizo hace ya mucho tiempo” sentenciaron.

Hay que recordar que esta Resolución no es vinculante (al igual que los reparos de Intervención, los Informes de Secretaría, etc…) pero oficial y ajustada a derecho (como los citados ejemplos) y que además es clara, contundente y precisa.

Ahora toca esperar a ver si la alcaldía acata la resolución de esta institución, o bien demuestra que la lealtad institucional solo es para cuando conviene. La talla de un demócrata se mide por el respeto a la legalidad y por el respeto a las minorías.

Acto seguido, una vez levantado el despacho 15M el concejal de deportes entraba por la puerta lateral de la casa consistorial, como si ni la democracia, ni nada de esto fuera con ellos.

Anuncios